International Network of Human Rights | Europe
Réseau International des Droits Humains | Europe
Red Internacional de Derechos Humanos | Europa

Derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes

¿Por qué son esenciales las comunidades indígenas y afrodescendientes para la preservación del medio ambiente?

Los pueblos indígenas y aquellos de ascendencia africana son grupos rurales que representan casi el 46% de la población rural de América Latina. El Estado Plurinacional de Bolivia, Guatemala, México y Perú tienen el mayor número de poblaciones indígenas y afrodescendientes.

Según el Convenio 169 de los Derechos Humanos, los pueblos indígenas se definen como “poblaciones que habitan el país o una región geográfica a la que el país pertenecía en el momento de la conquista, colonización o el establecimiento de las actuales fronteras estatales y que, independientemente de su estatus legal, conservan algunas o todas sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas”.

Además, las comunidades afrodescendientes corresponden a las personas de la diáspora africana en todo el mundo.

willian-justen-de-vasconcellos-VIxflVJ1BEY-unsplash

Contexto en América Latina

En América Latina, estas comunidades son esenciales para preservar el equilibrio de la biodiversidad, mitigar las consecuencias del cambio climático y defender las reservas naturales contra la deforestación, la agricultura intensiva y la ganadería impulsadas por colonos y gobiernos que adoptan una actitud permisiva.

Estas comunidades son víctimas de graves violaciones que amenazan sus vidas, su identidad cultural y su derecho a disfrutar y disponer de sus territorios. Esta discriminación sigue aumentando debido a la impunidad de los perpetradores y la falta de respuesta por parte de los gobiernos. Además, las desigualdades estructurales están muy presentes en estas comunidades y no garantizan la autonomía económica de las mujeres, la educación de los niños y la inclusión social, ni el acceso a la atención médica esencial y reproductiva.

Defender y promover los derechos de las personas indígenas y afrodescendientes es crucial para proteger no solo la dignidad humana, sino también el medio ambiente, que sin estas comunidades continuará deteriorándose. RIDHE hace un llamado a apoyar la preservación de estas comunidades y prevenir la discriminación, el desplazamiento forzado y la degradación ambiental, así como promover modelos de desarrollo que respeten sus formas tradicionales de vida.

Prioridades de RIDHE

  1. Crear una red de defensores de las comunidades indígenas y afrodescendientes para fortalecer sus capacidades y compartir mejores prácticas.
  2. Abogar por la defensa de los derechos de las comunidades indígenas y afrodescendientes en el exilio.
  3. Abogar por su derecho a disfrutar y disponer de sus territorios ancestrales y proteger sus recursos naturales de la explotación y la degradación ambiental.
  4. Promover modelos de desarrollo sostenible que respeten sus formas de vida tradicionales.
  5. Apoyar a las mujeres indígenas y afrodescendientes en su autonomía económica.
  6. Promover el acceso equitativo a la educación a través del programa de asistencia educativa de emergencia para niños vulnerables en el exilio en Costa Rica.
  7. Brindar apoyo al fortalecimiento institucional para promover y preservar la identidad cultural y capacidades de las organizaciones miembros.